Bio

Soy Majo.

Tenía escasos metros de estatura y una curiosidad inversamente proporcional a la altura que alcanzaban mis manos inquietas…
Desde muy temprana edad, los aromas, sonidos y tiempos de la cocina representaron un misterio insondable a develar. Me paraba en un rincón seguro de la casa mientras me detenía a espiar la magia que ocurría tras una serie de maniobras seguras que realizaba mi madre, después de las cuales avenía el resultado maravilloso de una comida que convocaba y reunía afectos alrededor de la mesa. No cabía duda: Había allí un poder inconmensurable que provocaba que la familia compartiera risas, historias y aventuras.
Sabiamente me dije a mí misma que quería ser parte de ese poder convocante. Así fue que me aventuré tras un paquete de harina, huevos, azúcar y manteca, me paré en puntitas de pie ante la mesada, y emprendí aquella primera incursión pastelera que supo marcar mi destino.
Después de un raconto de éxitos y fracasos gastronómicos, de luchar contra el mandato familiar que parecía alejarme de ese entorno creativo y lúdico, un día me rebelé contra lo pre-establecido, dejé de lado mi formación en Psicología y comencé a darle forma a este llamado que venía a mi mundo representado por el azúcar, el chocolate y otros secretos culinarios.
Hoy, algunos secretos de este ámbito han sido descubiertos, mientras que otros afortunadamente quedan allí, escondidos, preparados para que mi curiosidad vaya a su encuentro.
Tengo en mis manos la ansiedad por poner en marcha la creación, por darle forma a lo imaginario y convertirlo en una realidad comestible que provoca sonrisas, deleites, saciedad y alimento.
Cada vez que ato el delantal alrededor de mi cintura me siento como aquella niña que apenas alcanzaba las alacenas. Es exactamente ese sentimiento de bienvenida a lo desconocido y a la sorpresa lo que alimenta esta pasión que se renueva ante cada misión gastronómica.
Aquí estoy, parada frente a mi mesada. Y aunque hoy con mi 1.67 de altura puedo cumplir sin inconvenientes mi labor, guardo el afán infantil de estirarme en puntas de pie cada vez que tengo que buscar algo de una repisa.
No hay dudas: Aún quedan sueños por cumplir allá en lo alto…

María José Bastianello.

Festejar le otorga inmanencia a los hechos en nuestra memoria. Los carga de sentido. Les otorga perdurabilidad en el tiempo. Celebremos nuestros momentos felices con color, sabor y aromas. Hagamos de nuestros recuerdos algo delicioso.

Cumpleaños

Te invito a que pidas tres deseos con una torta única. Deleite en su máxima expresión, y el desafío de que cumplir años se convierta en tu momento favorito.

Bodas

Todo el amor del mundo encapsulado en vainilla y chocolate. La sutileza del mejor diseño, combinada con la felicidad de un encuentro para toda la vida.

Eventos especiales

Bautismos, aniversarios, despedidas y festejos empresariales… Regalar dulzura es crear un universo de momentos felices que vivirá por siempre en la memoria.

Galería

Cada proyecto es un capítulo de mis mejores recuerdos.

Una selección de los trabajos más significativos en estos años de trabajo y dedicación. No son todos, pero son únicos y se merecen un lugar destacado. Disfrutalos como yo los he disfrutado al hacerlos:

Historias

Relatos para endulzar el mundo.

Majo

Los sabores de la memoria

Si de elegir una manera de comenzar el día se trata, cambio cualquier despertador del mundo por los perfumes de una cocina en movimiento... Seguir leyendo

Majo

Bienvenida Primavera!

Con la llegada de la Primavera, también le damos la bienvenida a los cursos de Pastelería de Diseño en EAG Ramos Mejía y Lanús Seguir leyendo

Consultas

Ponete en contacto conmigo.

Tu mensaje fue enviado, ¡gracias!